6 CONSEJOS PARA CONSEGUIR UNOS MÚSCULOS MÁS TONIFICADOS

La definición de nuestros músculos suele ser uno de los objetivos a la hora del cuidado personal, pero no siempre es fácil conseguir esa tonificación y pérdida de flacidez en algunas zonas. Si te has decidido a empezar a ejercitarte para tonificar tu musculatura, te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte.

1. TEN EN CUENTA TU ESTADO FÍSICO

Todo el mundo no puede seguir el mismo tipo de entrenamiento porque hay que tener en cuenta el estado físico del que parte cada persona. Los pasos para lograr unos músculos tonificados no serán en principio los mismos para alguien que lleve meses sin pisar un gimnasio que para quien ya tiene una rutina de entrenamiento. Además, si sufres sobrepeso, se debe dar solución primero a ese problema. Pide asesoramiento y déjate aconsejar por profesionales para alcanzar tus objetivos de forma sana.

2. DESARROLLA TU MASA MUSCULAR

Hacer ejercicio más allá de las actividades cotidianas es esencial. Nuestro tejido muscular debe realizar más contracciones de lo habitual para que acabe aumentando su tamaño y adquiriendo una mayor definición. Los ejercicios de fuerza consistentes en repeticiones con pesas o con nuestro propio peso son ideales para este fin. Ejemplo de ello serían las sentadillas y zancadas para glúteos y piernas; realizar fondos o usar mancuernas para los brazos; así como diferentes tipos de crunchs y tijeras para los abdominales. Si asistes a actividades dirigidas en tu gimnasio, las clases de bodypump o GAP son buenas opciones.

3. AYÚDATE CON LA TECNOLOGÍA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A veces el ejercicio físico y una alimentación cuidada no son suficientes para tonificar algunas zonas del cuerpo. Para dar solución a estos casos han surgido innovaciones como la de HIEMT Beautiful Muscle. Esta tecnología emite ondas electromagnéticas que llegan a los músculos de una forma no invasiva y generan en ellos contracciones supramáximas, es decir, aquellas que no se logran con el ejercicio del gimnasio porque no dejan al músculo descansar entre una y otra. De esta manera los músculos se ejercitan de una forma intensa, sin ningún dolor, consiguiendo una disminución de la flacidez de la zona y la transformación en energía de los depósitos de grasa acumulada. Sus efectos te sorprenderán en abdominales y glúteos. Puedes ver más información aquí.

4. REDUCE EL CONSUMO DE GRASA Y AZÚCARES

La grasa subcutánea que se almacena entre el músculo y la piel es la que hará que nuestros músculos se vean poco definidos. Seguir una dieta saludable nos ayudará a mantener a raya el exceso de grasa. Para esto también es imprescindible controlar el consumo de azúcares simples. Éstos contienen gran cantidad de calorías vacías que el cuerpo tiende a transformar rápidamente en grasa.

5. INGIERE MÁS PROTEÍNAS

Las proteínas son la materia prima que conforma nuestros músculos. En combinación con la reducción en el consumo de grasas y azúcares simples en nuestra alimentación y con el entrenamiento de fuerza, son la base para aumentar nuestra masa muscular. No hay que perder de vista el consumo de grasas saludables y de hidratos de carbono complejos para un aporte nutricional completo.

6. ADAPTA TU ALIMENTACIÓN A TU RUTINA DE EJERCICIO

Cuando se comienza a realizar un entrenamiento más intenso de lo habitual para definir nuestros músculos, la alimentación debe acompañar este cambio no solo para ayudar a ese aumento de masa muscular, sino para que no perdamos la energía que necesitamos cada día. Gracias a un asesoramiento nutricional sabremos cuándo tenemos que realizar las ingestas de comida y en qué cantidades según los horarios del entrenamiento y su intensidad.

Dejar un comentario

WhatsApp ¡Escríbenos por Whatsapp!